La inseguridad alimentaria aumenta durante la pandemia

La historia apareció originalmente en el Downtown Revista de noticias
Por Hillary Brody Anchill

Una de las muchas imágenes imborrables del año pasado es la de los autos llenando los estacionamientos, los conductores esperando en filas de horas para recoger alimentos para que ellos y sus familias tengan comida para comer. Al mismo tiempo, a principios de la pandemia de COVID-19, las granjas se llenaron de cultivos en descomposición y se tiraron galones y galones de leche, y los alimentos se desperdiciaron en lugar de llegar a las mesas de los necesitados. Desafortunadamente, la inseguridad alimentaria no es un problema nuevo, pero la pandemia de coronavirus y la consiguiente devastación económica han dejado a millones de estadounidenses más sin el acceso necesario a los alimentos.

“Cuando tienes inseguridad alimentaria, tienes un problema. No tienes dos”, describe el Dr. Phil Knight, director ejecutivo del Consejo del Banco de Alimentos de Michigan y presidente del Consejo de Seguridad Alimentaria. “Tu mente se consume con la idea de qué les voy a dar de comer a mis hijos y qué voy a comer yo. Estás cautivo de ese estrés tóxico hasta que lo resuelvas. Ahora, si lo resuelves, tu mente está libre y puedes pensar en los otros desafíos que podrías tener. Eso es lo que ves en una distribución de alimentos”.

Antes de marzo de 2020, según Knight, la tasa de inseguridad alimentaria de Michigan era del 13,6 % de la población, o aproximadamente 1 359 650 personas, de las cuales unas 400 000 eran niños. A partir de enero de 2021, la tasa de inseguridad alimentaria de Michigan es del 19,1 por ciento. Más de 600.000 de ellos son niños. En el condado de Oakland, la tasa de inseguridad alimentaria aumentó del 10,1 % de la población antes de la COVID-19 al 15,1 %.

Gleaners pudo “adaptar y lanzar sitios móviles adicionales aproximadamente una semana después de los cierres [en marzo] porque ya teníamos ese modelo de distribución, ya teníamos distribuciones de autoservicio para poder tomar ese modelo y llevarlo a escala”, recordó Averill de lo rápido que pudieron abordar el aumento de la demanda de alimentos gracias, en gran parte, a haber operado sus despensas escolares móviles de alimentos durante años. Actualmente, tienen aproximadamente 100 ubicaciones móviles de distribución de alimentos escolares y para personas de la tercera edad, y para febrero, anticipa que tendrán 20 sitios nuevos adicionales, así como 70 sitios comunitarios públicos nuevos adicionales. Si bien las distribuciones para escuelas y personas mayores requieren que se entreguen invitaciones, "los 70 sitios móviles comunitarios adicionales están abiertos al público y todos ellos están distribuidos en los cinco condados a los que servimos". Averill dijo que todas las distribuciones móviles se enumeran en el sitio web de Gleaners con mapas y calendarios. “Cualquiera puede ir y presentarse en un sitio durante la ventana de distribución y estacionarse en la fila”. Hizo hincapié en que no se requiere registro ni papeleo.