Gleaners trabajando para llenar el vacío a medida que disminuyen las donaciones de alimentos

A medida que se avecina una escasez de alimentos, el Banco de Alimentos Comunitario de Gleaners está trabajando para llenar el déficit para asegurarse de que los vecinos necesitados no enfrenten una escasez masiva de comidas este invierno.

Después de que las brutales y destructivas tormentas del año pasado azotaran a los estados costeros, así como a Puerto Rico y las Islas Vírgenes, los recursos alimentarios del USDA se desviaron en un esfuerzo por brindar ayuda ante desastres y ayudar a las comunidades a recuperarse de los efectos devastadores de los huracanes.

Como resultado, Gleaners experimentó una reducción drástica en las donaciones de alimentos, especialmente proteínas como el pollo. Para fin de año, podríamos perder casi 1 millón de libras. Eso es más de 800,000 comidas para familias hambrientas en el sureste de Michigan. Pero Gleaners tiene como objetivo asegurarse de que eso no suceda, y necesita su ayuda para hacerlo.